25/1/12

LA PROFECIA DEL INKARI


           El hermano Pedro Huamaní, nos ha enviado este comentario de la profecía, que lo publicamos por la importancia que tiene para nuestros pueblos andinos.  Por otro lado invitamos la versión en RUNA SIMI, con la salvedad de que no es una traducción literal, sino está escrito desde la cosmovisión andina, para nuestros pueblos andinos.        
                                 Jorge Kichwa

   LA PROFECIA DEL INKARI



En el solsticio de verano de diciembre del año 1432, el Inca Wiraqocha, sabio observador e intérprete del cosmos, durante la ceremonia del Qapaq Raymi, en el territorio Qolla vaticina con precisión el fin del Tawantinsuyu. En esta ceremonia, con la solemnidad del caso, informó al pueblo reunido la siguiente profecía:

“Vienen tiempos de grandes cambios de aquí a cinco generaciones, tiempos muy difíciles para el Tawantinsuyu, porque estamos próximos al noveno Pachakuti, que es de oscuridad y sufrimientos. Llegarán a estas tierras gentes extrañas, gente muy mala que regarán de sangre nuestro territorio; asesinarán al Inca, le cortarán los pies y las manos, separarán la cabeza del cuerpo, y lo desparramarán hacia los cuatro suyus. Pero el Inca no morirá, sólo entrará en un profundo sueño hasta que llegue  el décimo Pachakuti, entonces se volverán a unir los brazos, las manos, piernas, el cuerpo y la cabeza; terminado la unión del cuerpo despertará, se levantará y empezará a caminar para reconstruir todo lo destruido. Ese Pachakuti será de tiempos de luz, donde volverán las sabidurías ancestrales, la armonía y el buen vivir. Guarden este mensaje en vuestros corazones y comuniquen a sus hijos e hijas, de generación en generación, para que esperen sin desfallecer la llegada de los tiempos de luz”.

COMENTARIO

La profecía del Inca Wiraqocha tiene un profundo significado para las naciones integrantes del gran Tawantinsuyu, pues el desmembramiento del cuerpo del Inca representa la destrucción del mundo andino-amazónico en diversos niveles. El primer nivel referido al desmembramiento de la confederación del Tawantinsuyu por los europeos para formar los países que hoy conocemos como Perú, Bolivia, Ecuador, Argentina, Chile y Colombia. El virreynato y la época republicana significaron el desmembramiento del Tawantinsuyu para formar países dispersos en los cuatro puntos cardinales de América del sur.





El segundo nivel significa el desmembramiento real de las personas, el asesinato de los líderes, los sabios y las personas, hecho que empezó con el asesinato traicionero del Inca Atahualpa. La santa alianza de la cruz y la espada sembraron terror y muerte en el territorio del Tawantinsuyu. Los hechos más relevantes que registra la historia están el descuartizamiento de Tupac Amaru II, las atrocidades de la Santa Inquisición, el aniquilamiento de indígenas en las minas, obrajes y haciendas, el genocidio de Accomarca, Pucayacu, Putis y Barrios Altos; los asesinatos en Bagua y otros que seguirán sucediendo en los días venideros, por la ambición de los invasores extranjeros. En esta época oscura los pueblos originarios hemos sido exterminados físicamente a sangre y fuego; pero tuvimos la inteligencia de retirarnos estratégicamente y de aislarnos para sobrevivir, y esperar los tiempos nuevos. Cortaron, nuestras ramas, nuestros troncos, pero no pudieron matar nuestras raíces.

El tercer nivel es el desmembramiento cultural. Los invasores impusieron su cultura del desorden, la hipocresía, la corrupción y la maldad. Destruyeron nuestras costumbres ancestrales y valores de cooperación, reciprocidad, unidad en la diversidad y el buen vivir, para reemplazarlo por el robo, el individualismo, la viveza latina y la injusticia. El cuerpo cultural del Tawantinsuyu fue destruido por la cultura foránea durante la colonia y la república. Pero tuvimos la inteligencia de guardar nuestros tesoros culturales en nuestros corazones, de generación en generación.

Sin embargo, como la historia es circular, estamos a puertas de un nuevo Pachakuti, el décimo, el retorno a los tiempos de luz, que trae la unidad de los tres cuerpos desmembrados. Pero el mensaje más maravilloso para los pueblos originarios es que ya estamos en “Tiempos del despertar del gigante”; el gigante es el Tawantinsuyu, con sus pueblos, su sabiduría, sus valores y su fuerza transformadora.

Antes de morir Tupac Amaru dijo: Volveré y seré millones. Los pueblos exterminados hemos vuelto a recuperar nuestro cuerpo físico; ahora somos la mayoría; hemos empezado a comunicarnos, y coordinar, sólo nos falta recuperar nuestra identidad y orgullo como pueblos originarios para lograr la unidad y echar a andar y cumplir con nuestra misión histórica.

¡REGOCIJAOS HERMANOS! ¡YA ESTAMOS EN TIEMPOS DEL PACHAKUTI!

            ¡LA PROFECIA DEL INKARI SE ESTA CUMPLIENDO!!!!!!!!